viernes, 20 de enero de 2017

A MI MADRE, ANTES DE QUE SE AGOTEN LAS PALABRAS

(Foto de Pat Foley)

BAJO UN SOL QUE QUEMABA LAS ESPIGAS
Y te vas buscando otra noche que te oculte; (...)
Agustín Alonso Biscayar
Ignoro si comprende mis palabras
y aprecia las caricias que recibe.
A veces reacciona con dulzura;
otras, las más, parece no entender

las cosas que le digo. Sus oídos
ya no oyen. Palabras y palabras...
Extraños pensamientos la dominan
y mi corazón sangra sin saber

si sus conversaciones inconexas,
desde su alcoba, son señales claras
de su estado mental irreversible.

Y cuando, al fin, se sale con la suya
pienso en mi dura infancia de posguerra
bajo un sol que quemaba las espigas.

          (De ENSAYO PARA UN CONCIERTO Y OTROS SONETOS)

4 comentarios:

Morena dijo...

Soberbio

vicente barberá albalat dijo...

No sé quien eres, pero muchas gracias por tu amabilidad-

Concha Prieto dijo...

Cuanta sensiblidad, y como describe el autor esos sentimientos que muchos de nosotros también hemos sentido. Gracias Vicente por darnos a conocer este poema.

vicente barberá albalat dijo...

Gracias, muchas gracias, Concha. Me gustaría leer estos poemas y otros de mi último libro a tu gente.

Un fuerte abrazo.