martes, 14 de abril de 2015

XXXIV PREMIOS DE LA CRÍTICA LITERARIA VALENCIANA 2.015

Rafael Soler

POESÍA
El jurado de Poesía, compuesto por Ricardo Bellveser, como presidente, Jesús Peris Llorca, como secretario, y Rafael Coloma, Joaquín Juan Penalva, Ángel Luis Prieto de Paula, María Tomás, Rosa María Vilarroig y Amparo Andrés, como vocales, acuerda por mayoría conceder el Premio de la Crítica 2015 a la obra Ácido almíbar, de Rafael Soler, al considerar su propósito innovador dentro de la tradición poética española contemporánea, su lenguaje deslumbrante, sólida estructura y emoción contenida, que a veces se refugia en la ironía y sabia combinación de lenguajes poéticos, desde el coloquialismo al barroco.

Los Premios están organizados por la Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios (CLAVE) y patrocinados por la Conselleria d’Educació, Cultura i Esport.

Guía para un lector necesitado

Como el descuido avance
hasta el verso noveno donde dice


           final feroz del que se marcha mudo

sin preguntar por qué pues no conoce
su íntimo motivo

y acaba de llegar a este poema
que ahora es todo suyo
cuando lea

           final feroz del que se marcha mudo

usted no sabe todavía
el nombre y la estatura del sujeto
la última razón de su desplante

intuye un eclipse indeseado

y se pregunta qué esconde la palabra feroz
feroz precisamente
precisamente mudo.

resista

no aparte los ojos
ni busque consuelo en el tabaco
ni evoque temerario
un rostro difuso en su memoria

este poema es solo suyo

y nunca hablará se lo prometo
de quién tanto le amó y poco tuvo
hasta marcharse un día
desprovisto de usted
feroz

y mudo.

(De "Ácido almíbar", Edit. Vitruvio, 2014)

jueves, 9 de abril de 2015

JOSÉ ALBI

ENTRE EL SUEÑO Y EL GOZO

El tiempo es hondo pozo que no acaba.
A veces luz, me duele y desconcierta.
La casa nos ignora, está desierta.
Alguien calló cuando ya nadie hablaba.

Oh, inmenso mar, ¿quién golpeó la aldaba,
quién pretendió morir y abrir la puerta
y vivir otra vez? No hay ola muerta.
La vida que en ti habló me enamoraba.

Enamorado voy por tu camino.
Un trozo de palabra es mi destino
y en cada ola un grito de alborozo.

Enamorado, oh mar de sueño y gozo
por el que lentamente me despeño.
Profundidad de amor, de luz, de sueño.


José Albi (Revelaciones, 1980-1981)

martes, 7 de abril de 2015

JUAN LUIS BEDINS

J. L. Bedins, de pie, en el centro.
(Foto gentileza de Virgilio Fuero).
II

Fuera, la lluvia se hunde
en los espejos de la suerte,
no conoce la vida
no conoce la tierra ni sus deseos,
queda al azar de las calles
y de la firme inocencia
del espacio.

Los edificios se abrazan
con serena continuidad de arena
bajo la lluvia de sombra
que ya colma el vaso
del olvido.

La inocencia duerme bajo el agua.
Tan sólo una camisa
cubre su pecho.

(Juan L. Bedins en Pliegos de Ítaca, número 37)

jueves, 2 de abril de 2015

AULA DE POESIA 30-03-2015

Este vídeo es original de Virgilio Fuero Martínez y lo podéis encontrar en You Tube. Se confeccionó en la sesión  del AULA DE POESÍA I DEL ATENEO, del lunes 30-03-15 en la que nos visitó, como invitado, Juan L. Bedins, poeta y Presidente de CLAVE. Os aconsejo que entréis en el blog y otras cosas de Virgilio para que disfrutéis.

Un abrazo.




sábado, 28 de marzo de 2015

JOSÉ ALBI


El pasado jueves 26-03-15, tuvo lugar en el salón de actos del colegio de Dominicos de Valencia, la celebración del I CERTAMEN DE POESÍA JOSÉ ALBI a cargo de los padres de alumnos de dicho centro. En dicho acto, en el que se encontraba toda la familia del gran poeta, se entregaron los premios distribuidos en tres categorías: Infantil y Primaria; ESO y Bachillerato, y padres y madres). Entre los aplausos del numeroso público congregado, los finalistas de cada categoría leyeron sus poemas y recibieron los correspondientes premios.

El acto comenzó con la lectura de un poema en la voz de su hija María Consuelo Albi. A él asistieron numerosos poetas tales como Ricardo Bellveser (que fue requerido para la entrega de los premios a los ganadores de la categoría de padres y madres), Ricardo Llopesa, Isabel Oliver, Ana Fernández de Córdova, etc.  Al final Juan L. Bedins, poeta y Presidente de CLAVE, pronunció unas palabras de clausura dando la enhorabuena a los organizadores por la idea, que tanto favorece a la difusión de la poesía, y les animó para que siguieran en la misma línea en próximos certámenes ya que los merecimientos del homenajeado, el gran poeta valenciano José Albi, así lo requerían.

EL RETORNO

Llegabas de las tierras más remotas,
de las luces más súbitas,
de las perplejidades más hermosas.
Y hallaste sed donde la sed nacía;
casa, donde tu casa se iniciaba;
vida donde habitaba vida. Pero,
pero tú eras la vida enteramente.
Doménikos, jamás nunca estuviste
más cerca del hallazgo inevitable
de los grandes umbrales creadores:
el que alberga la luz que nos concilia,
el abrazo que a todos nos resume.


José Albi (“Doménikos, ego”, 1984)

martes, 24 de marzo de 2015

JUAN LUIS BEDINS

Juan Luis Bedins en el centro
Antonio Mayor, es un poeta de la concisión, un esteta del verso libre, que en su libro Largo lamento de breves, subtitulado Breviario del bosque, ofrece unos poemas de corta extensión pero llenos de la sabiduría de una literatura meditada a través del tiempo, llena de misterio, críptica a veces, por tanto, dada la intensidad emocional y, quizá, sobre todo, sensitiva de su verso. El libro ha sido Premio Literario Gobierno de Cantabria 2013, Internacional de Poesía Gerardo Diego.

Al igual que Vicente Barberá, Antonio Mayor pertenece al grupo poético El Limonero de Homero, compuesto también por María Teresa Espasa, Joaquín Riñón y Blas Muñoz Pizarro; y en sus inicios, por José Luis Prieto, cuando aún no se hallaba en el grupo Mª Teresa Espasa.

La obra de Antonio Mayor, dividida en seis partes, concentra en su itinerario una sensibilidad transida por la naturaleza y enriquecida por esa capacidad de síntesis que hace del libro un modelo de contención, no imaginativa, sino más bien narrativa. Así, pues, lo que quiere transmitir no es nada que pudiera decirse de otro modo sino con la poesía. El prólogo, de Blas Muñoz Pizarro, profundizando en su vida y obra, ofrece un magnífico ejemplo de sutil análisis y extrae de su Poética publicada en El Limonero de Homero II unas palabras del propio Mayor que definen mejor que nadie podría hacerlo la significación de sus versos:
<<… Ante todo, para mí, la poesía es un  método de conocimiento de la realidad, pero también un  procedimiento para crear otra realidad; entre ambos cometidos trato de colocar yo mi poema. // Por otra parte, la materia con que está construido el artefacto poético es el lenguaje, un sistema de signos que es convencional y fungible, es decir, que se gasta, que es caprichoso, que no es del todo apto para expresar lo que uno quiere decir, por eso yo trato de forzar ese sistema, trato de comprobar sus límites, y a veces trato de inventar nuevos segmentos de lenguajes (giros, usos, sintaxis, nuevas pragmáticas, etc.) >>.

Antonio Mayor es doctor en Filología y fue Jefe de Estudios en Cheste, en la Universidad Laboral, así como jefe de misiones de Cooperación Técnica de España en Costa Rica y, a su regreso a España, ejerció la enseñanza en la Escuela de Magisterio de Cheste y finalmente como catedrático en el IES Luis Vives de Valencia.

Mayor comenzó sus actividades literarias en revistas castellanas a las que él contribuyó con su quehacer y a veces con sus iniciativas editoriales. Sus actividades profesionales le obligaron a permanecer en silencio poético a lo largo de cuarenta y cinco años hasta su inclusión en el grupo literario El Limonero de Homero. Afortunadamente para la poesía reinició su relación con ella y ahora nos presenta sus versos plenos de significación y cargados de la potencia que les ha dado el paso del tiempo. Dice Blas Muñoz:

     “ Cuando uno se adentra en estos poemas, se ve envuelto en una cadencia rítmica que no obedece a la preceptiva de la métrica sino a la reiteración de símbolos y sonidos que van tejiendo una compleja red de significados recurrentes en su polivalencia semántica: símbolos que son disémicos en un poema se convierten en plurisémicos al simbolizar otras realidades en poemas posteriores ( … ) En definitiva, este bosque de Antonio Mayor viene a ser el espacio de la vida, de la suya y de la nuestra también, como lectores… ’

El libro se abre con una cita de Rainer Mª Rilke. Dice: “El bosque eres tú del que nunca salimos’’. Y contempla disposiciones como esta:
     “ Senderos vuelan bajo los árboles
      que cierran verde un cielo ausente.
      Nos cruzamos. Yo iba, tú venías.
      Con los cabos de vida hicimos
      el nudo del amor y la muerte. ´´

     O esta:

                                “ Prisma privado de apariencia.
                                Ciega luz mete su cabeza en la arista:
                                abanico espantado, vuelo.
                                Polícromo mirlo dice su amplitud de ala.
                                Todo el bosque "

                                         (Todo el bosque)

 Las restantes partes del libro se abren con significativas notas de Gaius Plinius, Vicente Valero, otra vez Rilke, Edmond Jabès y Antonio Gamoneda.
    
     El poema número X Dice:

                                “ Agujas del deseo tejen solo nebulosa.
                                Yo no tengo diafragma para la nitidez.
                                Tu rostro huyó con otro nombre
                                  hacia regiones de nieve perpetua y blando olvido "
Vemos cómo el autor esencializa la realidad hasta convertirla en un todo orgánico cuya fuerza radica en unos signos que la reiteración carga de potencia psíquica hasta conseguir convertirlos en materia trascendente al modo de los simbolistas.

En resumen, observamos una intensa capacidad de síntesis, acumulación metafórica que se abre a un  profundo sistema simbolizante, un entremezclar de sugerencias, una organización compleja de lo sensitivo y de la sensualidad a través de una poesía amorosa que descubre la desnudez anímica de la musa. Y el olvido como núcleo temático, así como la nada, el frío de la vida, una meditación sobre la vida, disímil en su significación. El libro finaliza con un Colofón en forma de prosa poética que dice:

     “ Para entrar en el bosque hay que dejarse atrás a uno mismo, en la boca del monte, con la palabra en la boca, y entrar puro, exento de comunión, mudo; y esperar en el claro la epifanía… "


Estamos, pues, ante un libro que, sujeto a su circunstancia de ser una proyección del poeta a través de un largo lapso  de tiempo, logra condensar una suerte de poética basada en la búsqueda de la belleza y del lenguaje genuinamente poético. Un gran libro, sin duda.

(Presentación de Juan L. Bedins con motivo del recital de Vicente Barberá y Antonio Mayor en la librería Primado, el 03-03-15)