sábado, 17 de enero de 2015

DE AMOR Y SOMBRAS



NIÑOS QUE MUEREN

Al lado de la estufa estoy pensando
si este silencio denso que me agobia
es fruto de esta situación presente
o el resultado de otras ya vividas.

Parece asunto antiguo este suplicio
que a veces se presenta entre mis ojos
y atenaza mi pecho la amargura
de no poder decir cuanto quisiera.

Tal vez no pueda siempre estar callado
porque hay cosas que hieren mis sentidos
y son como hendeduras en mi carne.

No puedo por más tiempo silenciar

el hambre de la infancia abandonada,
de esos niños que mueren y me miran.

Vicente Barberá Albalat.

(Fotocomposición de José Luis Vila).

3 comentarios:

RamónLuis Fdez de Guevara R. dijo...

Fantástico poema, como los del resto del libro.

RamónLuis Fdez de Guevara R. dijo...

Fantástico poema, como los del resto del libro.

vicente barberá albalat dijo...

Gracias Ramón. Se nota que me aprecias.
Un abrazo.